NUMBER ONE

05 de julio, 2015 - Historias - Comentar -



Se zambulló en la idea sin pensarlo

se desató su neura aprisionada

maquinó poner fin a la coartada

que ataba su existir a su pasado.

 

Se despidió de forma apresurada

pidiendo a cada cual algún veneno

falló la compasión y halló el consuelo

de ser él, la vedette de la jornada.

 

Después que el estampido rompió el cielo

dejo de intervenir en su destino

y tal como añoraba fue su sino

ser el protagonista de su duelo.

 

Su última voluntad con el convino

ofrecer a su viuda el primer plano

del proyecto irracional que consumado

le hizo partir con más fama que vino.

 

Y su fantasma al ver amortajado

al despojo mortal de su asesino

le susurró brutal, pero con tino

ser alguien una vida te ha costado.

 

Juan E Uceda

 

Deja tu comentario
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

9 + 6 =
Ver anterior Ver siguiente
Últimas entradas
Categorías