DÉDIE À LA NUMÉRO UN

18 de mayo, 2021 - Historias - Comentar -



Yo también se jugarme la boca


Era el pez con mejores caderas 

del mar del deseo 

se dejaba achuchar por cualquiera

(Incluyéndome a mí­) 

sus palabras decí­an de memoria 

lo que dicen todas, 

sus pupilas contaban historias 

para no dormir. 


Yo era el último mono, un innoble 

mirón solitario 

en las bodas algún pasodoble 

de suelto ni hablar 

el perfume tabú de Chanel 

y el cubata de Larios 

no se suelen buscar un motel 

cuando cierran el bar. 


Porque siempre hubo clases y yo 

soy el hombre invisible 

que una noche soñó un imposible 

parecido al amor. 


Porque el mundo es injusto, chaval 

pero si me provocan 

yo también sé jugarme la boca 

yo también sé besar 


Compartimos la misma toalla 

distintos sudores 

todaví­a quedan islas con playas 

color azafrán 

fui su medio limón, su chéri, 

su peor latin lover, 

su lección de francés, su desliz, 

su comme ci, su comme ça. 


Pero un dí­a retiraron las mesas 

y hasta otro verano 

las mejores promesas son esas 

que no hay que cumplir 

y "viajeros al tren, que nos vamos", 

se escucho lontano

"Nene, pórtate bien, au revoir, 

buena suerte en Parí­s" 


Porque siempre hubo clases y yo 

no doy bien de marido 

otra vez a perder un partido 

sin tocar el balón. 


Porque el mundo es injusto, chaval 

pero si me provocan 

yo también sé jugarme la boca, 

qué te voy a contar


Joaquín Sabina

 

Compartir 

Deja tu comentario
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

3 + 8 =
Ver anterior
Últimas entradas
Categorías