MALIBU

04 julio 2015 - Historias - Comentar -



No volveré a Malibú
ni a mezclarlo en ananás
sin ella es como un tabú
un amarre de vudú
entre un nunca y un jamás.

Ni volveré a oler su aliento
con su aroma mentolado
me siento como me siento
al borde del hundimiento
al que me he visto abocado.

No acariciaré su pelo
para empapar su fragancia
que apagaba con su velo
expandido por el cielo
todo el perfume de Francia.

Ya no volveré a buscar
el lunar sobre su pecho
aún por mucho recordar
hoy no podría jurar
si el izquierdo o el derecho.

Y ya no veré el antojo
de su muslo, en el envés,
señalando cada tramo
que a mi lengua o a mi mano
invitaba a recorrer.

Ni esperaré a que no duerma
para darle un petisú
de amor y caricia tierna
desbordando el Iguazú
del centro de su entrepierna.

No volveré a visitar
su sexo entre la ambrosía
su influjo crepuscular
colgado me hizo quedar
en él desde el primer día.

Y no volveré a escuchar
su palabra halagadora
me tendré que resignar
a esperar por esperar
su verbo es silencio, ahora

solo me queda aguardar
sentado lo habré de hacer
pero que rabia me da
el no poderla llamar
por que así se lo juré.

Y nunca la haré llorar,
lágrimas, por mis enojos
se secará el manantial
que nacía del lagrimal
del grisazul de sus ojos.

No volveré a contemplar
tanta belleza por fuera,
hermosa hasta reventar
una inmensa pleamar,
inundando mi rivera.

Ni volveré a la tortura
ahora se que tiene alma
imploraré en mi locura
sentado en su sepultura
que junto a mi lado salga.

Ya no volveré a engañar
por el acto o por el hecho
que triste ha de resultar
ya no tener que pecar
ni en su cama ni en mi lecho.

Volvería a amarla, y
doy por bueno lo vivido
pedigrí no la pedí
ante tal belleza, en fin
cualquiera hubiese valido.

Y volvería a caminar
de su mano en un garbeo
si la volviese a encontrar
y quisiera pasear
si pasea... yo paseo.


Juan E Uceda
Compartir 

Deja tu comentario
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

1 + 9 =
Ver siguiente
Últimas entradas
Categorías